Funcionamiento

¿COMO FUNCIONA LA TERAPIA DE LA ESCUCHA?

Las vibraciones de baja frecuencia afectan al cuerpo y la función vestibular (0-1000 Hz). Los sonidos que no se pueden oír, se pueden sentir. Las vibraciones de frecuencias medias son las del lenguaje y la comunicación (1000-3000 Hz). Las vibraciones de alta frecuencia energetizan y afectan a las operaciones mentales y psicológicas (3000-20000 Hz).

La música filtrada, trabaja corrigiendo las conexiones sensoro-neurales inmaduras. Esta estimulación se manifiesta en una apertura de los sentidos que nos comunica la sensación de estar más vivos. Los colores son más intensos, los olores más sutiles, los alimentos tienen otro sabor y textura más refinada. La vida en general tiene otro significado, porque los sentidos pasan a un primer plano, favoreciendo el vivir más intensamente. La estimulación sensorial provoca entonces como un estado de receptividad sensitiva que repercute en una mayor atención la que a su vez es como la mecha que enciende la conciencia.

Mediante el “oído electrónico”, se obliga al oído a adquirir su postura de escucha, pasando alternativamente de una audición pasiva a una activa. Recordemos que oír no es lo mismo que escuchar, porque para escuchar debemos enfocar. .El enfoque se realiza en el oído medio, mediante la tensión del puente óseo: martillo-yunque estribo más los pequeños músculos que lo mueven martillo-estribo, ejercitándoles para que funcionen correctamente, o sea para escuchar.

equipo

Los sonidos que se envían a través del oído electrónico llegan por dos vías: ósea y aérea a través de unos auriculares especiales. El sonido se divide entonces en 2 señales iguales pero una precediendo a la otra: sensación (fenómeno vibratorio) y percepción (escucha). Las dos son casi instantáneas y la diferencia de tiempo transcurrido entre una y otra se llama delay que es el tiempo necesario para poner el cuerpo a la escucha. Así pues la estimulación con el oído electrónico se asegura, no importa cual sea la condición auditiva del individuo, dormido, despierto, consciente, inconsciente, aún si hay sordera, que la estimulación llegue por la vía ósea, ya que en el oído medio con sus regulaciones tensionales se transforman los fenómenos aéreos en fenómenos óseos.

EL TEST DE ESCUCHA

test

A través del “Test Audio Psico Fonológico”, podemos diagnosticar las dificultades en la escucha y seguir la evolución durante la terapia de reeducación.

El test de escucha se compone de cuatro pruebas:

  • La primera medimos tanto el umbral auditivo aéreo como el óseo.
  • La segunda es la selectividad que es la capacidad de discriminar sonidos de diferentes frecuencias y permite saber como se adaptan las posibilidades auditivas al mundo sonoro que lo rodea.
  • La tercera consiste en determinar el poder de localización del sonido en el tiempo y en el espacio.
  • La cuarta es la audio laterometría, para determinar con cual oído controla la escucha y la fonación.

Lo interesante en este método, es que permite saber cómo estructuramos nuestra escucha a lo largo de la vida y a partir del vientre materno. El Test Audio Psico Fonológico es como una radiografía de nuestro psiquismo.

  • Permite conocer a qué edad cerramos en forma inconsciente nuestro oído para no enterarnos de las experiencias dolorosas, poniendo de este modo una cortina emocional que nos impide entrar en contacto con el mundo.
  • Permite saber si el vestíbulo alcanzó la maduración necesaria indispensable para el correcto funcionamiento de la cóclea en la decodificación de señales auditivas, pero también en la correcta integración de nuestro esquema corporal, cuya alteración se manifiesta tan clara en los trastornos de alimentación por la no aceptación de la propia corporalidad.
  • Podemos conocer cual es nuestra lateralidad auditiva que nos permita entender las dificultades que tenemos para lograr una comunicación clara y sin distorsiones.
  • Permite saber por qué nuestro discurso tan interesante no logra entusiasmar a nuestros interlocutores que empiezan a bostezar cuando estamos hablando.
  • Nos permite entender por qué terminamos tan cansados o irritados en un ambiente ruidoso, o por qué nos cuesta tanto tomar decisiones en nuestra vida cotidiana.

En el test podemos distinguir tres zonas según las frecuencias: La zona vestibular, la zona del lenguaje, y la zona de la energía.

audio-spectrum

Otro aspecto que podemos ver en un test de escucha es la forma de la curva, que nos permite hablar de ciertas tendencias en lo caracterológico.

Si la curva tiene un predominio vestibular, podemos decir que la persona está muy consciente de su corporalidad, que es muy pragmático y que tiene tendencia a hablar de si mismo.

Si la curva está muy acentuada en la zona de la comunicación, es una persona apegada a la lógica y las reglas, racional, que exige explicaciones por todo.

Y si está más acentuada en la zona de los agudos, podemos decir que es una persona intuitiva, creativa, muy sensible, con una vida interior intensa, exigente consigo misma, que se cuestiona permanentemente.

El oído izquierdo representa nuestro mundo emocional, las dificultades en la escucha en este oído están mostrando en su origen una relación conflictiva con la madre, que se puede manifestar en el presente en relaciones afectivas difíciles.
Si hay mucho bloqueo, selectividad cerrada, muchos errores de espacialización, está mostrando la dificultad que tiene la persona para ir hacia la comunicación, hacia el mundo exterior de relaciones, analizando el mundo subjetivamente.

El oído derecho representa el mundo de relaciones, nuestra manera de comunicar, es el padre quién hace el puente para desarrollar la comunicación con el mundo, por lo tanto en este oído podemos ver las habilidades sociales, la relación con figuras de autoridad y masculinas en general.

La curva aérea representa la vida social, lo que la persona exterioriza en su vida de relaciones .

La curva ósea representa la vida interior, nos da información sobre la postura corporal, sobre el cuerpo mostrando una correspondencia con la columna vertebral y los órganos internos, sobre el modo de funcionamiento orgánico de la persona, y de manera general, nos da información acerca de las tensiones expresadas o no expresadas en lo cotidiano.

La curva aérea debe estar sobre la curva ósea. Si las curvas están invertidas, están mostrando irritabilidad del Nervio Auditivo, una imposibilidad de controlar ya que el mundo interno está expuesto, esto se puede manifestar somatizando alguna enfermedad o en un descontrol en el comportamiento.

Los errores de espacialización nos muestran la dificultad para tomar decisiones, inseguridad, falta de autoestima. Si aparecen en el oído derecho, habrá dificultad para proyectarse al futuro y de realizaciones en lo cotidiano. Si están en el oído izquierdo, hay confusión en la vida afectiva por lo que prefiere refugiarse en el pasado.

La selectividad es la capacidad de discriminar sonidos y debe estar abierta entre los 10 y 11 años. Su cierre representa una cortina emocional que la persona puso entre ella y el mundo exterior como un mecanismo de protección frente a lo que percibía como hostil. Cuando está cerrada la persona tiene dificultad para analizarse, está centrada en ella misma, tiene angustia y no puede utilizar su potencial.

En el concepto de Tomatis, así como tenemos una lateralidad motora, también tenemos una lateralidad auditiva, el oído dominante es el que controla la escucha del otro, la escucha de la propia voz y la fonación.

escuchar

Controlar por el oído derecho, dice Tomatis, permite procesar la información auditiva de forma más rápida, de esta manera logra una comunicación directa, asertiva, con buena capacidad de síntesis. En lo psicológico, es una persona que va directo a su objetivo, con capacidad de proyectarse al futuro, pero que tiene la capacidad de encontrar el equilibrio con su mundo afectivo. Pero un control derecho excesivo es una defensa, la persona se pone rígida, insensible, agresiva y sin emocionalidad.

El control con el oído izquierdo es un mecanismo de defensa que sirve para poner una distancia con el interlocutor, por lo que la comunicación será difícil: el lenguaje es poco fluido, le cuesta encontrar las palabras adecuadas y tiene dificultad para integrar la información, todo esto hace que gaste mucha energía tratando de compensar sus dificultades. Si su control izquierdo es excesivo, queda devorado por la emotividad, toda la información queda filtrada por lo emocional, no logra una visión objetiva y tiene dificultad para concretar lo que emprenda.

Pero la peor situación es aquella en la que la persona no logra establecer una lateralidad definida, es el caos, un extranjero en su propio país, se convierten en seres “retrasados” por las circunstancias que les rodean sin tener ningún problema orgánico, son víctimas de un profundo bloqueo afectivo.

De esta manera, el tratamiento a través del Método de Estimulación Auditiva es una herramienta muy poderosa para conocer acerca de nuestro psiquismo y modificarlo. Pero este conocimiento ocurre a nivel de sensaciones, pudiendo o no salir contenidos a la superficie a través de dibujos, recuerdos o sueños, por lo que es un aporte y un complemento a un proceso terapeúticos.

A través de la terapia se va reeducando el oído hasta lograr una función de escucha óptima, que le permite a la persona desarrollar todos sus potenciales que quedaron bloqueados en algún momento de su desarrollo y retornar a un estado natural de plenitud e integración. Eso, dice Alfred Tomatis, es un derecho de nacimiento que todos tenemos.